Opinión

Reformas constitucionales: herencia costosa y deficiente en nuestra nación desde 1904 hasta la actualidad

Lo mejor para el país es una constituyente, donde se busque alternativas y soluciones a los problemas nacionales.


Por: Modesto Rangel Miranda
contacto@frecuenciainformativa.com

¿Es necesario, hacer otros cambios constitucionales a nuestra vida republicana con reformas?, aunque históricamente el país ha soportado diversas constituciones en este periodo republicano, donde se ha podido observar que detrás de ello, han existido intereses, donde los más beneficiados han sido los políticos tradicionales, enfocados en ganarse la verdadera simpatía de los más cercanos como lo fue el Departamento de Estado y el Congreso estadounidense.

Lo cierto es que, hoy existe una diversificación política de plantear unas reformas constitucionales donde los distinguidos ciudadanos o padres de la patria, no le han mostrado el verdadero punto esencial a los panameños sobre cuál, por qué y cuál es el lado negativo de las reformas.

Pero la historia es única, no podemos cambiar el verdadero esquema histórico, de cómo se dieron el enfoque ideológico que hubo en estos 116 años de vida republicana donde nuestros padres desde 1903 anhelaban una constitución como la de 1904, pero que verdadera síntesis constituía la satisfacción de los intereses estadounidenses en la República de Panamá.

El verdadero contenido de una Constitución o sus reformas unifica criterios, promueve verdadero debate, pero qué podemos decir de una asamblea que solamente es casi o semejante a la pasada de los últimos 5 años.

Esto nos lleva a entender que las verdaderas luchas no se efectúan dentro del hemiciclo parlamentario, sino, en las calles, como lo realizaran panameños valientes a lo largo de nuestra historia en diversos movimientos nacionalistas.

Pero verdaderamente, ¿conoce el pueblo panameño las reformas constitucionales?; la respuesta es, no, pero muchos se preguntarán por qué ese ocultismo de no conocer, la verdadera realidad; es ahí donde recae el problema.

La escogencia de políticos que antes de un periodo electoral enmarcan las causas de las aspiraciones de los pueblos donde solamente buscan sus propios intereses y no les interesa después de haber ganado sus circuitos electorales en conocer la opinión del electorado popular.

Pero, enfoquemos más el problema, después de la invasión de 1989, se decía que vendrían cambios sociales, políticos y económicos para Panamá, lo cierto es que hemos heredado las mismas secuelas de palabras de políticos tradicionales que solamente les interesa su mayor interés dentro de las reformas constitucionales.

Hay muchos problemas sociales y económicos, ya es hora que, el pueblo panameño cambie y piense si desea una verdadera reforma nuevamente a la constitución.

Lo cierto es que, lo mejor para el país es una constituyente, donde se busque alternativa y soluciones a los problemas nacionales que desde el 1 de enero de 1990, después de la invasión seguimos teniendo.

El mejor camino es proyectar cambios dentro de lo que pudiese ser una verdadera reforma; siempre orientada en una constituyente, donde los intereses de los políticos ya no sean prioritarios, sino, que los intereses de mayor prioridad sea la solución de la problemática en esta nación.

Compartir

RELACIONADOS

América Latina y Panamá, el despertar de la lucha por sus derechos e ideales

Pureza en el Sistema Penal Acusatorio

Celebremos el Día del Estudiante en Panamá, no el Halloween

Leave Your Reply

*