Opinión

Una odisea llamada Caja de Seguro Social

Resulta ilógico y hasta riesgoso que en plena época en que todo se mueve vía digital y en plena pandemia, aún la CSS ponga a dar tantas vueltas a un asegurado.


Vielka Cádiz cadizfran@gmail.com

Un especialista ordena una resonancia magnética y envía al asegurado aCaja de Seguro Social en David, explicándole que es ese ente quien se encarga de tramitar la cita, ya sea, en el hospital de Chitré o, el de Aguadulce.

El asegurado se dirige a la entidad y en la garita de control un funcionario que funge como “portero” le entrega un papelito con dos números telefónicos y le dice que llame directamente a esos nosocomios, porque, dicha coordinación ya no realiza ese trámite.

El asegurado llama al hospital de Aguadulce y le dicen que “en este momento no están programando citas, porque, están probando el equipo que habían arreglado hace poco y de nuevo se dañó”; mientras que, en Chitré le contestan que, “hay cita disponible para diciembre, pero que para conseguir el cupo debe ir personalmente”.

Además de injusto, resulta ilógico y hasta riesgoso que en plena época en que todo se mueve vía digital y en plena pandemia, aún la CSS ponga a dar tantas vueltas a un asegurado al que le saca quincenalmente tanto dinero como si eso quedara a la vuelta de la esquina.

Señores, ¿saben ustedes lo que cuesta ir desde Chiriquí hasta Aguadulce o hasta Chitré? .
Vaya manera de poner trabas para no brindar la atención a quien lo merece.

¿Qué garantía tiene la persona de que, después de viajar tantos kilómetros, no le salgan con las clásicas respuestas como; “en este momento no estamos dando citas porque ya todo está copado para este año”, ó la otra “el aparato está dañado, venga la otra semana o dentro de 15 días a ver si ya está arreglado” .

¡Ah no! pero para descontar seguro ahí sí están al día. Después los critican por los medios y dicen que es mentira. Por eso es que la gente muere, porque, cuando al fin aparece alguien con vocación de servir ya la enfermedad ha tomado cuerpo.

¡Qué tristeza lo que se vive en Panamá con este nefasto sistema de salud!

La autora es periodista.

SHARE
RELACIONADOS
Se conmemoran 231 años de la Toma de la Bastilla
Once de octubre, dictadura versus torrijismo
El coronavirus cabalgando

Leave Your Reply