Nacionales

¡Este título también es tuyo, mamá! La historia de Isidora Carrera, la mujer de la comarca Ngäbe Buglé que logró educar a su hija con el programa Red de Oportunidades

Yaneth Ortega es oriunda de la comunidad de Sitio Prado en la comarca Ngäbe Buglé, que presenta un 97.6% de incidencia de personas en situación de pobreza, de acuerdo con el Índice de Pobreza Multidimensional. Estudió educación, porque quiere contribuir con su pueblo. Fuente, MIDES.


Redacción FI contacto@frecuenciainformativa.com

Cuando Yaneth Ortega subió al estrado, no dudó en alzar su diploma con las dos manos y dedicárselo a su madre: “¡Este título también es tuyo, mamá!”. Al instante, recordó todos los sacrificios que hizo su progenitora, Isidora Carrera, para que ella pudiera asistir a la máxima casa de estudio: La Universidad de Panamá.

Asistir a la universidad siempre fue el sueño de Yaneth, un deseo que parecía lejano, más cuando se vive en el corregimiento de Sitio Prado, en la Comarca Ngäbe Buglé, que presenta un 97.6% de incidencia de personas en situación de pobreza, de acuerdo con el Índice de Pobreza Multidimensional (IPM-C) a nivel de distritos y corregimientos elaborado por el Gabinete Social del Ministerio de Desarrollo Social (MIDES).

El deseo de Yaneth parecía un gigantesco obstáculo, pero no para Isidora, quien movió cielo y tierra para que el sueño de su hija se hiciera realidad. Primero consiguió que se graduara en la Escuela Normal de Santiago, considerada la cuna de la educación panameña. Luego, hizo que su hija iniciara estudios en el centro regional de la Universidad de Panamá de la Comarca Ngäbe Buglé.

En este camino, Isidora da gracias a Dios por haber ingresado a Red de Oportunidades, uno de los Programas de Transferencias Monetarias Condicionadas (PTMC) del MIDES. Y es que con la transferencia monetaria que recibía trimestralmente, pudo sufragar los gastos de movilización y alimentación de Yaneth. Igualmente, le ayudó para costear los múltiples trabajos e investigaciones que le dejaban los profesores a su hija.

Orgullosa y con una sonrisa dibujada en su rostro, Yaneth entró a su casa forrada de zinc y sacó de un folder dos títulos que tienen estampado el sello de la Universidad de Panamá. El primero le otorga la Licenciatura en Educación Primaria y el segundo le confiere el Profesorado en Educación.

“Estudie con mucho sacrificio. Mi madre me ayudó a conseguir este título, por eso le debo mucho. También le agradezco a la Red de Oportunidades, porque gracias a esa transferencia pude estudiar y convertirme en una profesional”, aclaró Yaneth, de 31 años, quien el próximo año competirá por una plaza como maestra en su pueblo natal.

Confesó que estudió educación, porque quiere contribuir en la educación de su pueblo. Se siente privilegiada de lograr un título universitario, pero al mismo tiempo siente que tiene la obligación de compartir ese conocimiento con su gente.

“Le puedo decir con seguridad que la educación y el trabajo es la única vía para salir del ciclo de la pobreza. Si yo pude superarme, todos pueden. Soy un ejemplo de que, con voluntad y oportunidades, podemos lograr el éxito”, enfatizó Yaneth, quien es madre de dos hijos.

La Red de Oportunidades genera emprendimientos

Isidora, de 53 años y madre de seis hijos, cree que los Programas de Transferencias Monetarias Condicionadas (PTMC) deben utilizarse para crear oportunidades. No basta recibir el dinero sin darle un buen uso, es necesario emprender, para así no depender, únicamente, del apoyo que brinda el Gobierno Nacional.

Para demostrar lo que ha logrado con los PTMC lanza un silbido y casi, de inmediato, una parvada de gallinas la rodean. De una totuma saca un puñado de granos de maíz y los lanza al aire, las gallinas se apiñan y lo engullen con ligereza. Luego se abre paso entre las aves para retirar los tizones del fogón, porque los frijoles que ella misma cultivó y que estaba cocinando, ya están listos.

Con la asistencia técnica que recibió del MIDES, Isidora cultiva gran parte de los alimentos que consume. Tiene un pequeño estanque de tilapia con 200 peces que le proveen de proteína. También cultiva conchas, que ella prefiere prepararlas guisadas. Además, cosecha plátanos, yuca, otoe y maíz.

Igualmente, con las transferencias de la Red de Oportunidades compró unos pollos que, con el pasar de los años, se han multiplicado. Regularmente, los vecinos van a su casa para comprarles gallinas y huevos. Este emprendimiento le genera ingresos para cubrir sus gastos básicos.

Isidora se describe así misma como una mujer privilegiada por todo lo que ha logrado, principalmente por su hija, que es una profesional gracias a las transferencias que le ha otorgado el Gobierno Nacional.

Los PTMC empoderan a las mujeres rurales

La ministra del MIDES, Beatriz Carles de Arango, precisó que la historia de Isidora confirma que los Programas de Transferencias Monetarias Condicionadas (PTMC) están dirigidos a atacar la pobreza y la vulnerabilidad en el país.

Nuestro presidente José Raúl Mulino – expresó la ministra- está comprometido con reactivar la economía del país, y eso incluye atender a las poblaciones más vulnerables. Vamos a trabajar por mejorar la calidad de vida de nuestros beneficiarios.

 “Las mujeres en la Comarca Ngäbe Buglé tienen un rol protagónico y ejercen un liderazgo que estamos aprovechando para empoderarlas y ayudarles a que sean protagonista de un desarrollo sostenible”, precisó la ministra Carles de Arango.

Cabe destacar que 16,533 mujeres de la Comarca Ngäbe Buglé pertenecen a Red de Oportunidades, programa que atiende a 43,085 mujeres a nivel nacional, con una inversión de más de 25 millones de balboas anuales. 

Compartir

RELACIONADOS

Llegan a Bocas del Toro más de 10 mil bolsas de alimentos para damnificados

Ganadores del concurso para estudiantes de secundaria y universitario «Puente Chino» en Panamá

Panamá elige hoy su futuro

Comentarios cerrados.