Chiriquí

Amílcar Villarreal, la cara detrás del cementerio de Alanje, uno de los más limpios de Chiriquí

El trabajador de este campo santo narró que, a pesar de todo hay una pelea constante con la gente que no aporta en la limpieza. Él también ve la limpieza del cementerio del corregimiento de Divalá, en el mismo distrito.


Iván Saldaña contacto@frecuenciainformativa.com

Cuando hablamos de cementerios, el pensamiento muchas veces es de dolor y de muerte, pero detrás de todo, también hay una responsabilidad que implica la limpieza de las tumbas, ya sea, por familiares de los difuntos o la autoridad responsable del distrito o corregimiento.

En el distrito de Alanje, según testigos, es uno de cementerios más limpios de la provincia, debido a la atención oportuna de la persona encargada, por parte del Municipio, el señor Amílcar Villarreal.

Diariamente, Villarreal recoge todo tipo de basura y fumiga cuando es necesario, para matar todo tipo de maleza.


Según Villarreal, mantener limpio este lugar santo implica mucho trabajo, porque, hay personas que no comprenden la importancia de la limpieza, sobre todo, porque las flores son potenciales criaderos de mosquito.

“He tenido problemas hasta con compañeros de trabajo. Mi puesto estuvo en riesgo, porque me denunciaron por quitar unas flores que ya eran basura, pero gracias al apoyo del alcalde, sigo trabajando aquí”, recordó.

En Alanje hay otros cementerios; en Santo Tomás, Querévalos y Divalá. “Yo ocasionalmente brindo apoyo en Divalá, sobre todo, cuando se acerca noviembre. En días pasados fui enviado por el alcalde a realizar una limpieza”, dijo Villarreal.

El mensaje que envió el encargado de este cementerio de Alanje, es que, la limpieza es responsabilidad de todos.

Dando seguimiento al trabajo que realiza en los cementerios, Ricardo González, residente en Divalá confirmó que, la labor de limpieza en el cementerio de ese corregimiento se realiza a través del Municipio y la Junta Comunal, es por eso que, se mantiene limpio, para recibir a las personas que en esta época acuden a arreglar las tumbas, para el día 2 de noviembre rendirle honor a sus santos difuntos.

En el cementerio de Divalá, Villarreal realizó recientemente una limpieza y fumigación, para tener este campo santo acogedor a las personas que llegan a arreglar tumbas, para rendir honor a sus difuntos el 2 de noviembre.


Según este morador en Divalá, en esta época del año acuden cientos de familias a los cementerios, por eso es importante que estén limpios. Apeló que todos pueden colaborar con las autoridades y en especial, los encargados de la limpieza, para que haya un buen ambiente al momento de visitar estos lugares santos.

Compartir

RELACIONADOS

#Prepárese Este lunes inician cambios viales en zona urbana de David

Ocho desaparecidos por inundaciones y deslizamientos en Chiriquí

Repararán sistemas de riegos artesanales en Tierras Altas

Comentarios cerrados.