Variedades

La economía del alcoholismo en Panamá

En Panamá un trago de ron o una cerveza puede costar menos que algún producto alimenticio básico.


Por: Darío Fernández Guerra
contacto@frecuenciainformativa.com

Es un enemigo aceptado y mal consejero, está en muchas casas, en las fiestas, en las ceremonias, en el deporte, en algunos funerales, sentado en los mostradores de las abarroterías, es amante de hombres y mujeres, es la causa de divorcios, sin pensar  que sus impuestos no suben; conocido como el compañero inseparable de albañiles, políticos y conductores; incoloro, se llama alcohol y es una sustancia con múltiples usos industriales, que se obtiene tras fermentar el jugo de caña, la uva, la melaza, la papa y varios productos más, procesados.

Jairo, conoce su enfermedad, al presentarse en su grupo de Alcohólicos Anónimos (AA) desde la tribuna expresa; “soy Jairo, impotente ante el alcohol, me doy cuenta de la concentración en mí mismo, eso prácticamente ha estado destruyendo mi vida”.

Una pinta de cerveza cuesta un dólar en cualquiera cantina. Mientras que un cartón de leche de vaca puede costar en el supermercado más caro de la ciudad hasta B/.1.25.

En los últimos informes del índice de precios al consumidor investigado por Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC) se destaca que; mientras el costo del alcohol aumento un 0.1%, los jugos, leches y agua aumentaron su costo a 1.1% con respecto al mismo periodo durante el 2017.

Los hombres son las mayores víctimas, el INEC descubrió que cada uno pudo consumir 11.2 litros de bebidas alcohólicas en los últimos doce meses.

Según Rigoberto Pittí, sociólogo; “el alcohol es relativamente accesible al bolsillo, cuesta menos que una botella de agua, ir a un bar no genera ningún bien”.

La Autoridad del Consumidor y Defensa de la Competencia detalla que la canasta básica del chiricano no desciende quincenalmente los B/.200.00 comparado con B/.530.00 de salario mínimo, los alimentos no representan un gasto para las finanzas, pero esta seguridad alimentaria, desaparece cuando se tiene un adicto al alcohol incluido en la familia como sustentador.

Efraín, otro miembro de AA, confiesa que “cuando ya no tienes nada, se comienza a vender las cosas de la casa, para beber y con el tiempo se vende todo, porque el alcohólico si puede rifar a la mujer entre la gallada grande, lo hace, y tiene la mujer que cumplir el trato”.

“El guaro y la pachita son para la mayoría de panameños sinónimos de fiesta y alegría, los hombres asocian el ver deporte en la TV con el consumo de bebidas alcohólicas y se podría disfrutar con otro tipo de bebidas”; asevera Rigoberto Pittí.

La última ley sobre promoción de cervezas data del 29 de abril de 1992 cuando el presidente Guillermo Endara firmó el Decreto No.299, “Por el cual se reglamenta la publicidad y la propaganda de bebidas alcohólicas”; en el que advertía que, cada mensaje publicitario debería llevar el mensaje: ‘cuando maneje, no tome’.

Sin ahorros y con familias desintegradas, son las metas del camino, en la economía del alcoholismo, algo que se promociona sin pudor y que agota la salud y el bolsillo de cualquier humano.

Compartir

RELACIONADOS

Universidad Iberoamericana de Panamá con la oferta académica que te asegura el futuro profesional

El poeta de la décima murió en Tolé a los 73 años

Inauguran cuarta versión de la Parada de las Flores en Volcán

Leave Your Reply

*