Chiriquí

Expertos dictaron conferencias acerca de la genética forense en la región occidental del país

Las conferencias se desarrollaron en la Cámara de Comercio de Chiriquí.


Redacción Digital
contacto@frecuenciainformativa.com

La Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (SENACYT) y el  Centro Gendiagnostik, S.A., llevaron a cabo la serie de conferencias: “Importancia y Pertinencia del Fortalecimiento Interinstitucional de la Genética Forense en Panamá”, dentro del marco del proyecto titulado “Conocimiento y práctica de la genética forense y sus aplicaciones en la región occidental del país”, favorecido por el Programa de Fomento a la Innovación en el Aprendizaje de las Ciencias de SENACYT.

El objetivo general de dicho proyecto es desarrollar material curricular y recursos didácticos innovadores para ampliar el conocimiento de la genética forense y promover el uso de sus aplicaciones por parte de profesionales y estudiantes de las carreras de biología, medicina, derecho y afines en la región occidental del país.

Las conferencias dictadas por los especialistas en genética, Dra. Oriana Batista, genetista clínica molecular humana, directora del Centro Gendiagnostik y del Centro Especializado de Genética (CEGEN) de la Universidad Autónoma de Chiriquí (UNACHI) y el doctor Robert W. Allen, biólogo celular y genetista forense de la Universidad del estado de Oklahoma, Estados Unidos, incluyeron información acerca de la genética forense y sus aplicaciones y el progreso que se ha realizado en la identificación humana en el Centro Gendiagnostik, en colaboración con profesionales de la Escuela de Ciencias Forenses, de la Universidad del estado de Oklahoma y de otras entidades relacionadas de Alemania. Estas instituciones utilizan tecnologías de ADN avanzadas para apoyar la investigación y el procesamiento de delitos.

A esta serie de conferencias, realizada en la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Chiriquí (CAMCHI), asistieron profesionales de las siguientes instituciones públicas dedicadas a la justicia en la región occidental de Panamá: el Órgano Judicial, el Ministerio Público, la Policía Nacional, el Instituto de Medicina Legal y la Dirección de Investigación Judicial (DIJ). Igualmente, participaron profesionales y estudiantes, quienes representaron algunas instituciones de educación media y superior, pública y privada, a saber: el Ministerio de Educación, la UNACHI, la Universidad Latina, la Columbus University, la Universidad Tecnológica Oteima, diferentes firmas de abogados, Productos Nevada, entre otras. Ellos aprovecharon la oportunidad de educación continua para actualizar y enriquecer su formación y contribuyeron llenando las encuestas.

El programa incluyó dos conferencias tituladas: Los avances de la identificación humana en el Centro Gendiagnostik y el papel de la universidad en el desarrollo de la genética forense.

Esta última conferencia fue dictada por el Dr. Robert W.  Allen, genetista forense invitado, con más de 30 años de experiencia en genética forense y actual director de la escuela de Ciencias Forenses de la Universidad del estado de Oklahoma, la cual tiene 17 años de creación y programas de maestría y doctorado en ciencias forenses.

Doctor Roberto W. Allen, genetista de la Universidad de Oklahoma.


El Dr. Allen mostró ejemplos de modelos, de los cuales podríamos aprender en Panamá. Estos modelos incluyeron la participación y función de diversos actores de la comunidad, como las universidades, el sector privado, las instituciones gubernamentales y el gobierno, entre otros, para poder avanzar y poner a disposición, de manera más amplia, los conocimientos y tecnologías de la genética forense, mediante programas académicos formales, principalmente.

La Dra. Oriana Batista, genetista molecular humana, indicó: “El propósito de esta capacitación fue contribuir con la formación de diferentes actores en la utilización y aplicación de los conocimientos y tecnologías de ADN, principalmente, en la parte occidental de Panamá, con la finalidad de mejorar el desarrollo de la genética forense, de manera interinstitucional, en beneficio de toda la población”.

La genética forense, una especialidad de la genética que utiliza tecnologías de ADN  para la identificación de los individuos con base al análisis del ADN, es valiosa para resolver ciertos problemas jurídicos. Así mismo señaló que, la genética forense difiere de otras disciplinas científicas, en al menos, dos aspectos: es aplicada y ha evolucionado, tecnológicamente, a un ritmo muy rápido en las últimas décadas. Mientras que la mayoría de las enfermedades genéticas afectan a un porcentaje pequeño de la población, los delitos podrían afectar a todas las personas de diferentes clases sociales, directa o indirectamente, si la comunidad no cuenta con las normas y estrategias de seguridad apropiadas. Aunque los índices de criminalidad se observan con mayor frecuencia en la capital de Panamá, los mismos han ido aumentando, notablemente, en las provincias.

La Dra. Batista, puntualizó que dentro del marco del proyecto se planifica la escritura de diversos programas curriculares que incluyen: genética humana, genealogía de ADN, bioinformática y tecnologías de ADN para el diagnóstico y la identificación humana para las facultades de medicina, derecho y ciencias naturales y exactas de la UNACHI, así como manuales de laboratorio para estos cursos y para algunos seminarios-talleres que se llevarán a cabo durante el desarrollo del proyecto. Adicionalmente, los estudiantes Martha Gómez y Ariel Miranda, de maestría y licenciatura en biología, respectivamente, recibirán capacitación en sistema de gestión de calidad y tecnologías de ADN útiles para los servicios e investigación aplicada y básica relacionada con la genética forense.

Para Batista, “otros profesionales, también tendrán la oportunidad de actualización a través de las series de conferencias y otras actividades de educación continua. Con el desarrollo de este proyecto, se beneficiarán, también, la UNACHI, otras universidades e instituciones públicas relacionadas con la administración de la justicia, las cuales podrán participar, de manera voluntaria, en diferentes actividades del proyecto”.

 La Dra. María Heller, directora de la Dirección de Aprendizaje de la SENACYT, señaló: “el Programa Fomento a la Innovación en el  Aprendizaje de Ciencias, que se lleva a cabo bajo esta Dirección, promueve el desarrollo de proyectos como éste, el cual brinda la oportunidad para que los estudiantes universitarios y profesionales técnicos de distintas áreas conozcan, aprendan, desarrollen destrezas y apliquen nuevas alternativas en procedimientos y habilidades prácticas de la genética forense, que les permitan realizar investigaciones o estudios de casos con métodos ágiles de aplicabilidad al análisis, pruebas e interpretación de resultados con la posibilidad de obtención de respuestas precisas y  efectivas al mismo.  El aporte en la financiación de proyectos en ciencias, a través del Programa Fomento, es una manera de atender y resolver necesidades apremiantes que enfrenta el capital humano panameño ante los retos que enfrenta el país”.

Algunos beneficios del proyecto:

Fortalecimiento de procedimientos estandarizados para realizar casos de investigación forense en pro del bienestar de la población.

Profesionales informados acerca de la genética forense y las competencias tecnológicas accesibles a instituciones públicas responsables de la solución de casos forenses.

Oportunidad para formar el recurso humano de manera apropiada para la generación de documentación clave de gestión de calidad y buen manejo de los procedimientos técnicos en el Centro Gendiagnostik.

Capacitación de personal para la descentralización de las actividades de ciencias y tecnología, quienes al tener la información adecuada resolverán sus casos forenses, más rápidamente, utilizando las instalaciones y capacidades existentes en la región occidental del país.

Fortalecimiento de la colaboración existente entre la Universidad del Estado de Oklahoma, Centro Gendiagnostik, la UNACHI, así como la facilitación de una plataforma para el intercambio de ideas que incluyan otras instituciones tales como: el Ministerio Público, el Órgano Judicial, el Instituto de Medicina Legal, la Policía Nacional, la DIJ y otras. El intercambio de información facilitará la realización de una evaluación del estado del arte del desarrollo de la genética forense en la región, lo cual será de beneficio para el crecimiento del área de genética forense en Panamá y, también, complementará  el programa de genética humana ya establecido en la provincia de Chiriquí.

Transferencia de tecnología al Centro Gendiagnostik, SA e Investigaciones

 El establecimiento de las tecnologías de ADN para la identificación humana se inició en el 2007 en el Centro Gendiagnostik, SA como parte de las transferencias de tecnologías que han sido auspiciadas, parcialmente, por diferentes programas de la SENACYT.

Inicialmente, la tecnología fue transferida desde el Laboratorio bj-Diagnostik, de Alemania, durante los años 2007-2008. Adicionalmente, otros procedimientos y conocimientos fueron transferidos desde el Centro de Genética Humana de Cambridge, liderado por el doctor Aubrey Milunsky, y la Escuela de Ciencias Forenses de la Universidad del estado de Oklahoma, EUA, dirigida por el doctor Robert W. Allen en el 2007. La colaboración con esta universidad, en investigación y servicios en el área de genética forense, ha sido continua hasta la fecha.

Más de 1,000 casos de identificación humana han sido resueltos por el Centro Gendiagnostik, SA, hasta la fecha y se continúan investigaciones básicas, en colaboración con la Universidad de Costa Rica, la Universidad del estado de Oklahoma y la University of Florida, las cuales permitirán ampliar el conocimiento de la diversidad genética de las poblaciones mestizas y Ngäbe utilizando nuevos marcadores genéticos y tecnología convencional y de vanguardia tal como la secuenciación de nueva generación. La información genética que se genere en estas investigaciones básicas ampliará el conocimiento obtenido en algunos de los primeros estudios de diversidad genética en poblaciones humanas panameñas, en las que participaron los doctores, Connie Kolman, Eldredge Bermingham y Oriana Batista, realizadas en el Instituto de Investigaciones Tropicales Smithsonian, a mediados de la década de los 90 y otros científicos de la Universidad de Costa Rica y Panamá, incluyendo el doctor Ramiro Barrantes. Dicha información, es importante para poder diferenciar los individuos con base en las frecuencias alélicas de los marcadores genéticos informativos útiles para identificar individuos de poblaciones panameñas.

Consecuentemente, el nuevo conocimiento genético que se obtenga podría ser de utilidad en la investigación aplicada relacionada con la solución de diferentes delitos criminales.

Por otro lado, el análisis de la información generada mediante las investigaciones, la prestación de servicios de identificación humana, en el Centro Gendiagnostik,  y las encuestas llenadas por diferentes actores, durante el desarrollo del proyecto en curso, arriba mencionado, permitirá evaluar el desarrollo de la genética forense en Panamá y proponer estrategias y recomendaciones para el desarrollo interinstitucional de la misma, disciplina científica importante en el marco de las ciencias forenses.  La experiencia acumulada en esta área del conocimiento ha permitido que la Dra. Oriana Batista, también, dicte los cursos de Laboratorio Clínico Forense  en la maestría de Ciencias Clínicas con énfasis en Medicina Legal del programa de posgrado  del Instituto de Medicina legal y Ciencias Forenses  y la Universidad de Panamá, así como el curso de genética forense de la maestría de criminalística de la Universidad Metropolitana de Educación, Ciencia y Tecnología (UMECIT). Adicionalmente, dos de los programas curriculares a desarrollar serán entregados a la Facultad de Derecho de la UNACHI para que sean utilizados en la carrera de Licenciatura en Investigación Criminal y Seguridad.

Compartir

RELACIONADOS

Padres de la Escuela de El Tejar protestan porque MEDUCA no ha dado respuesta a salida repentina de docente

Gobierno presiona a los productores con cercos de hambre y destrucción de siembros en Barú

Panamá registra 2 mil 943 nuevos casos y 42 defunciones, el primer día del año

Leave Your Reply

*